Birthday Look

Each time I turn a year the same question arises, how many? And I ask,  why everything has to be labeled or numbered? Does it even matter? Does that prove who we are? What represent me are my experiences, everything I’ve learned and felt, all I’ve loved and wanted. And a simple number … what difference does it make? I have the age to love passionately. To take risks, fall and pick myself up again. I have the age to enjoy until dawn, to get excited in each step of my life and keep pursuing my dreams. That’s my age!

Looks are the best reflection of this. They show my way of celebrating the life according with the occasion, from the day-by-day to the most sophisticated event. To celebrate my birthday I choose a glamorous one in which stands out the gold dress from La Croixé and also the perfect leather biker jacket from Pinko. To accessorize it I just added a mini satchel bag, also from Pinko, and an Hermes belt from Cotton Vintage.

“Who cares how old I am,
or how many I’m expecting, if at my age
I’ve learned to love what is necessary and to stick only with the good things!“

Maxi  Gold Dress: LA CROIXÉ BCN
Shoes: Schultz (Old)
HERMES Vintage Belt: cotton vintage
Biker & Bag: PINKO

Photos: Escarlata Blanco

Cada vez que cumplo años se repite la misma pregunta, qué cuántos años tengo. Y yo me pregunto, ¿por qué todo hay que etiquetarlo o ponerle un número? ¿Qué más dará eso? ¿Demuestra acaso quiénes somos? Lo que me representan son mis vivencias, todo lo aprendido y sentido, todo lo que he deseado y querido. Y el número… ¡qué más dará! Tengo la edad para amar apasionadamente. Para arriesgarme sin miedo, volver a caer y a levantarme de nuevo. La edad en la que disfrutar hasta que amanezca, ilusionarme en cada etapa y seguir persiguiendo mis sueños. ¡Esa es mi edad!

Los looks son la mejor representación de esto. Reflejan mi manera de celebrar y ver la vida según la ocasión, desde el día a día a la fiesta más sofisticada. Y para celebrar mi cumpleaños, me decidí por un look festivo, sofisticado aunque con mucho carácter, en el que destaca el espectacular vestido dorado con espalda al aire de La Croixé y la perfecta biker de cuero de Pinko. Como accesorios, sólo son necesarios un mini bolso satchel, también de Pinko, y un cinturón de Hermes de Cotton Vintage.

“Qué importa cuántos años tengo,
o cuántos espero, si con los años que tengo,
¡aprendí a querer lo necesario y a tomar sólo lo bueno! “

Agradecimiento especial a Monument Hotel por la localización y a Escarlata Blanco por las fotografías.